NUESTRAS NARANJAS

Las clementinas que TOMEGA te ofrece son únicas en su sabor y tacto. Con un sabor 100% natural y sin productos químicos te presentamos las diferentes variedades de esta fruta que podemos ofrecerte. Todas ellas, recogidas y tratadas con el mayor cariño del mundo.

SATSUMA

OKITSU

Variedad japonesa procedente de la Satsuma Miyagawa. Se introdujo en España en 1.983 y en 1.987 la comercializan los viveros. Al principio, los injertos son vigorosos. Posteriormente se comporta como árbol de poco tamaño, como los restantes Satsumos extratempranos, aunque mayor que el Clausellino y menor que el Satsumo Owari. Tiene algunas espinas y es muy productivo. Presentan un pequeño adelanto en su madurez externa pudiéndose recolectar unos días antes que la Clausellina. En árboles muy jóvenes el tamaño de los frutos es muy grande, superior a la Clausellina, y parece que algo menos jugosos. Con la edad se van normalizando estos dos aspectos del fruto. El comportamiento y manejo del árbol es muy similar al del Clausellino, debiendo efectuar las mismas prácticas de poda de renovación, aclareo de frutos y tratamiento de engorde. En los últimos años la tendencia ha sido extenderse en detrimento de la Clausellina. Su mayor interés está en las zonas que se caracterizan por su prococidad. En caso de cambio de variedad, en general, se comporta bien como madera intermedia.

CLEMENTINA

ORONUL

Mutación de Clementina fina aparecida en 1.970 en Nules (Castellón). Arbol de buen vigor, típico de Clementino, hojas verde oscuro, alargadas (en algunas zonas le llaman “hoja de olivo”). De forma esférica, crecimiento abierto y ramas con madera de color marrón claro, superficie lisa y sin espinas. Los entrenudos son cortos, con gran cantidad de hojas, lo que le proporciona un aspecto frondoso. Poco productivo y maduración extratemprana. Son características las brotaciones verde pálido, que contrastan fuertemente con las hojas de la brotación anterior.

Floración abundante, con flores pequeñas que dan la sensación de poca floración. Arboles con buen desarrollo vegetativo. Responden bien a tratamientos con fitorreguladores para favorecer el cuajado. Lo mismo ocurre con el rayado. Para evitar un exceso de cuajado, que repercutiría en el tamaño final del fruto, se recomienda tratar con ácido giberélico ó rayar, pero no las dos cosas en el mismo huerto. El fruto es algo pequeño, similar a Clementina

fina. Se hace imprescindible la aplicación de reguladores del desarrollo para aumentar su tamaño. Frutos sin semillas, zumo dulce y de buen sabor. Color interno naranja intenso, pulpa fundente, tierna con buen contenido en zumo y septas (membranas) algo duras. Corteza de textura granulosa y color rojo intenso muy llamativo, de adherencia ligera por lo que pela bien. El cambio de color se efectúa bruscamente en muy pocos días. Presenta buenas condiciones para su manejo y transporte. Cultivo indicado para zonas de mucha precocidad y parcelas que por sus características de suelo y clima disminuyan los problemas de producción y de tamaño del fruto.

MARISOL

Mutación procedente de la Oroval en un huerto de Betxí (Castellón, 1.970). El árbol posee un porte mediano, de crecimiento erecto, con alguna espina que desaparece lentamente con el tiempo. Abundan las hojas pequeñas, pudiendo haber una gran diferencia en el tamaño de las mismas según procedan de la brotación de primavera o de otoño. De madera frágil, que se rompe con cierta facilidad. En primavera da una floración exuberante, acompañada de mucha hoja lo que hace, en cierto modo, que las flores queden cubiertas. Tiene tendencia a fructificar en punta de brote, por lo que se presta a la recolección con ramillete. Entrenudos muy cortos y con muchas hojas, lo que le confiere un aspecto característico, compacto y espeso. Debido a su especial porte, se presta a plantaciones intensivas. Precoz en su entrada en producción y muy productiva sin necesidad de recurrir a prácticas especiales. Aunque su comportamiento es muy bueno en todas las áreas de cultivo, la época de maduración está muy influenciada por el clima y suelo. En zonas bajas de huerta su cultivo puede estar condicionado debido a una posible pérdida de precocidad. En algunos lugares puede recolectarse a partir

de mediados de septiembre. Los frutos aguantan poco en el árbol en buenas condiciones comerciales, pues pierden pronto densidad y tienen tendencia al bufado. Si por alguna causa: fríos, combinación patrón/variedad, plagas (chinches, pulgones, prays..) produce poco, se comporta como su progenitor (Oroval) dando frutos grandes, deformes y de poco valor comercial. A veces se efectúa aclareo manual de frutos para conseguir mejor calidad. Se presta bien al desverdizado, quedando después de un color amarillo pálido. En la maduración normal alcanza un color propio de Clementina. A pesar de ser un fruto algo ácido, pela con facilidad y “come bien”. Variedad para zonas en que se pueda recolectar muy pronto, debiéndose recoger en breve tiempo por problemas de bufado y de piel.

LORETINA

Procede de la variedad Marisol, por mutación espontánea. Se detectó en un huerto de Tormos (Alicante) en 1.992. Árbol parecido al de Marisol. Con algunas espinas en las ramas que tienen más vigor, espinas que van desapareciendo con el paso del tiempo. Empieza a producir muy pronto, al igual que la Marisol, Beatriz y Clemenpons. El fruto es de color naranja intenso, sin semillas, de pulpa fundente. La corteza es fina y muy adherida a la pulpa por lo que, aunque se mantenga en el árbol días después de alcanzada su coloración exterior definitiva, conserva sus buenas condiciones organolépticas y no se bufa. Su índice de madurez, en iguales condiciones de cultivo, va por delante del de Marisol entre una y dos semanas, a la que supera en color, aspecto exterior y calidad interna, aunque de inferior tamaño.

BEATRIZ

Aparece en Anna (Valencia) por mutación espontánea en un árbol de Clementina Fina. El árbol tiene buen desarrollo y vigor, con tendencia de crecimiento abierto. La madera es de color gris veteado verde, no es propensa a roturas y, en general, sin espinas. Las hojas son típicas de Clementina, en cuyas axilas aparecen yemas múltiples con el posterior desarrollo de numerosas ramillas. Variedad de pronta entrada en producción, muy productiva y de recolección precoz. El fruto es de color naranja fuerte, sin semillas y fácil pelado. Al ser tan productiva puede quedar con tamaño de mediano a pequeño, aunque superior a Clementina Fina. Ante humedades prolongadas aguanta en el árbol más que la Esbal al tener piel más resistente.

CLEMENPONS

Variedad aparecida en Pego (Alicante), por mutación espontánea en un árbol de Clemenules. Árbol vigoroso, de porte abierto. En las ramas vigorosas pueden aparecer espinas, que con el tiempo desaparecen. En la zona de injerto se producen abultamientos debido a la aparición de yemas múltiples. Productivo y de pronta entrada en producción. El fruto es similar al de la Clemenules, pero que se puede recolectar antes, aunque unos días después que la Marisol.

HERNANDINA

Procede de una mutación de Clementina fina, aparecida en 1.966 en un huerto de Picassent (Valencia). Es un árbol vigoroso con potentes y numerosas brotaciones erectas que le hacen tener una configuración compacta. El color de la madera es bastante oscuro. Productivo, con ligera tendencia a la vecería. El fruto es de forma y tamaño similar a la Clementina fina, piel granulosa. Es de tamaño pequeño, por lo que necesita de prácticas de cultivo que corrijan esta característica. La maduración exterior se efectúa tomando color desde el pedúnculo hacia la zona estilar, que parmanece más o menos verdosa. Fruto de color rojo intenso, muy jugoso, dulce, fácil de pelar y sin semillas. La maduración interior se produce casi a la vez que la Clementina fina, sin embargo el color naranja en el exterior del fruto se alcanza bastante tiempo después. Si se mantiene mucho tiempo en el árbol se aprecia una pérdida de acidez y de zumo provocando una cierta desecación de la pulpa y bufado. Estas alteraciones se desarrollan en un corto período de tiempo. Para prolongar su comercialización se recurre a la recolección del fruto en muy buen estado y posterior conservación en cámara. Si en fechas próximas al cambio de color sobrevienen vientos secos se produce una desecación de la piel, pues es muy sensible. Es una variedad que responde muy bien a los tratamientos con fitorreguladores, tanto para el cuajado como para el engorde y conservación de fruto, no precisando recurrir a la técnica de incisiones anulares. Se puede recolectar tarde, aunque no es una variedad tardía. Es una variedad para ubicarla en zonas que no adelanten su madurez y sin problemas de frío y humedades, pues una vez maduro el fruto es sensible a alteraciones de la piel (Pixat, Clavillet).

CLEMENULES

Mutación de Clementina fina. La más cultivada de las clementinas en España. Árboles de mediano porte, abiertos y productivos. Se adapta bien a las zonas de clima medio a frío, consiguiendo en esas condiciones las mejores producciones. Aunque productivo, responde bien a los tratamientos para el cuajado. Presenta brotación y floración escalonadas, al igual que sus mutaciones (Arrufatina, Orogrande y Clemenpons), sobre todo en zonas cálidas. Escalonamiento que parece debido a la caída de los primeros brotes de primavera. Caída favorecida por la diferencia de temperaturas entre el día y la noche, y que es más acusada en la cara norte. Años en que la caída es intensa se puede observar la tendencia a producir en la cara sur. Es poco exigente en suelos, pero va muy bien en los profundos y poco calizos. Es sensible a ataque de araña roja y sensible también, por su brotación escalonada, a los ataques de pulgones. Sobre pie de mandarino, en general, la producción es irregular. Sobre trifoliados, la producción es buena y la maduración se adelanta. En plantaciones adultas se conserva bien el fruto en el árbol, pero, pasado un tiempo se produce pérdida de zumo aunque se mantega bien la corteza. Esta pérdida de zumo provoca la contracción de la pulpa y es causa de su tendencia al bufado. Dada la diversidad climática, así como la tendencia a reflorecer del árbol, el período de recolección es muy largo, llegando a cubrir desde finales de octubre hasta febrero. Fruto de fácil pelado, sin semillas, muy agradable. Equilibrado en la relación ácidos – azúcares, con pulpa fundente que no deja resíduosal comer.

MANDARINA

NOVA O CLEMENVILLA

Es híbrido entre clementina Fina y tangelo Orlando, procedente de Florida. Se introdujo en España en 1.971. Arbol de aspecto compacto, tamaño medio y producción precoz. De crecimiento lento, que se presta a plantaciones intensivas. Hoja ancha de color verde brillante. Su floración es abundante, cuajando con facilidad. Sensible al frío y maduración de precoz a media (diciembre-enero). En casos de fuertes descensos de temperatura, aún sin llegar a helar, se producen importantes caídas de fruto. Frutos de buen tamaño, muy densos. A igualdad de tamaño pesan más que los de otras variedades. El fruto es rojizo intenso, brillante, globoso, sin semillas. Con propensión a abrirse por la región estilar, sobre todo los situados en la parte exterior del árbol. En algunos casos el número de frutos afectados es elevado. Según diversos autores las causas pueden ser múltiples y no bien conocidas. En ensayos efectuados, para reducir esta afección, los mejores resultados se han obtenido tratando en Junio y Julio con una mezcla de nitrato cálcico al 2%, ácido giberélico a 20 p.p.m. y 2, 4-D a 20 p.p.m. Variedad autoincompatible, pero puede ser polinizada por otras variedades con la consiguiente aparición de semillas. Si se atrasa la recolección se va produciendo un gradual descenso de la acidez y una marcada tendencia a la granulación, alteración de la pulpa que no todos los años se presenta en la misma época y con la misma intensidad. Es corriente la alteración llamada “Tallet” (agrietamiento en la zona próxima al pedúnculo), que se incrementa progresivamente a medida que se alarga el período de permanencia del fruto en el árbol. Como consecuencia de lo anterior el período de recolección debe ser corto. Se pueden provocar grandes daños en el fruto por un mal manejo en la recolección y postrecolección, por tener piel muy sensible.

ELLENDALE

Variedad procedente de Australia, que se supone un tangor natural (híbrido de mandarino y naranjo dulce). Arbol de vigor medio, porte abierto, sin espinas, propenso a desgarrarse las ramas, y resistente al frío. Floración abundante, con tendencia a fructificar en punta de rama. Si hay problemas de cuaje responde muy bien al rayado y poco a la aplicación de ácido giberélico. El rayado debe ser ligero, pues de lo contrario se producirá amarillamiento y caída de hojas. Responde de forma muy desigual en las reinjertadas. Crecimiento muy irregular, quedando las ramas despobladas en su parte inferior y muy ramificadas en su extremo terminal, lo que le confiere un aspecto característico. Este problema se puede corregir con una poda adecuada. Se desarrolla mejor en suelos poco calizos. El fruto es de buen tamaño (medio a grande), globoso, algo achatado, color naranja intenso y con alguna semilla, aunque no medie polinización cruzada. La pulpa es de color anaranjado intenso y buen sabor. Elevado contenido en zumo, así como de azúcares y ácidos totales. En algunos paises, para mejorar su produ-tividad, intercalan árboles de otras variedades que hagan de polinizadores. Esto no es aconsejable, en nuestras condiciones, debido a la gran cantidad de semillas que aparecen. El fruto una vez maduro tiene mala conservación en el árbol, pierde rápidamente calidad y tiende a desprenderse. En cámara, se conserva muy bien. Manifiesta clorosis otoñal, que es más acentuada

en las ramas con frutos.

FORTUNA

Híbrido de clementino fino y mandarino Dancy, procedente de California. Introducida en España en 1.966, es de maduración tardía. Arbol de tamaño grande, vigoroso. Sus hojas tienen forma típica acucharada. Florece con abundancia, lo que dificulta su cuajado y da como consecuencia bajas producciones. Si la floración no es abundante, el cuajado es bueno y la producción alta. Variedad que tarda en entrar en producción, circunstancia que se puede corregir mediante el rayado a partir del 4º 5º año de plantación. Después es muy productiva. Las reinjertadas con esta variedad entran pronto en producción. Tiene un porte característico debido a la inclinación de sus ramas, cuando están carga-das de fruta, llegando a tocar al suelo gran parte de las mismas. Por su forma de crecer y fructi-ficar y ser su madera frágil se producen desgarramientos de ramas; para evitar esto se recurre, a veces, a atados y entutorados.

Es propenso a la desecación de ramillas en el interior de la copa, por falta de luz. El fruto, de tamaño medio, es de color naranja intenso, rojizo, pero que, en las zonas expuestas al sol, puede quedar más pálido. Este color naranja intenso lo alcanza la corteza, al menos, dos meses antes que la maduración interna del fruto. A pesar de que en febrero ya puede alcanzar una relación E/A de 8,5-9, la acidez es alta (16 gr/l). En marzo-abril puede llegar a una relación E/A de alrededor de 15. No obstante, estos contenidos, la mayoría de las veces la fruta sigue dando la sensación de ácida. La pulpa es tierna, fundente; con mucho zumo que alcanza un alto contenido en azúcares y ácidos. Los frutos conservan su zumo, en el árbol, largo tiempo después de la maduración. No tiene semillas, aunque se pueden formar por polinización cruzada con variedades compatibles. La corteza es muy delgada, de textura fina y sensible a alteraciones, entre las que destaca el picado. Estas cuestiones están condicionando fuertemente su expansión. El manchado de los frutos se puede provocar incluso en el proceso de manipulación y comercialización. No se conoce ninguna práctica que llegue a eliminar estos problemas. Pueden ayudar a disminuir la incidencia de las alteraciones citadas las siguientes acciones: frenar vientos del Norte (cortavientos), evitar el cultivo de esta variedad en zonas propensas a escarchas, rocíos…, hacer lo posible porque la fruta esté protegida en el interior del árbol, obtener frutos con corteza gruesa y granulosa (subir dosis de nitrogenados y aplicación de auxinas), aumentar la resistencia de la corteza (tratamientos con Nitrato de Calcio al 2%), antes del cambio de color de la corteza.

ORTANIQUE

Tangor de origen desconocido, procedente de la isla de Jamaica y que se introdujo en España en 1.971. Su cultivo se ha extendido por el Mediterráneo Oriental (Chipre, Israel) y Africa del Sur. Arbol muy vigoroso, de porte abierto, brotes muy largos y poco ramificados con tendencia a hacer faldas. Sin espinas en las ramas gruesas, pero sí en las ramas finas, en donde aparecen pequeñas y en buen número de axilas de las hojas. Es precoz en su entrada en producción. Muy productivo sin recurrir a tratamientos especiales. Fácil de cultivar. Sensible a caliza y a cambios bruscos de temperatura. El fruto es de tamaño medio a grande, forma muy achatada en la zona estilar, con una areola muy marcada que le caracteriza. Difícil de pelar y siempre con gran desprendimiento de aceites esenciales. Por tamaño y otras características se le puede relacionar más con una naranja que con una mandarina. Pulpa fundente, con elevada cantidad de zumo, que aunque es equilibrado entre ácidos totales y azúcar, la dificultad para pelarla y la gran cantidad de aceites esenciales en la corteza (que pueden incorporarse al fruto cambiando su sabor, a la vez que manchar las manos), son aspectos que pueden influir negativamente en su expansión. Asimismo se pueden considerar como aspectos negativos la frecuente aparición de oleocelosis, una cierta tendencia al rajado del fruto y la formación de elevado número de semillas, si es polinizada por alguna variedad compatible. La corteza es fuerte, algo rugosa, (más en los árboles jóvenes), de color naranja intenso que puede variar según zonas climáticas. El fruto, que se mantiene bien durante bastante tiempo en el árbol, reune buenas condiciones para su conservación en cámara, manipulación y transporte. Después de bajas temperaturas se han observado frutos manchados con puntitos oscuros. Se ha observado que temperaturas frías seguidas de temperaturas benignas, que favorezcan la actividad vegetativa, pueden provocar la caída de frutos maduros. La época de recolección se sitúa entre los meses de marzo y abril.

Subir

© Tomega Fruits 2014

Diseño web